Tecnología audiovisual – aprovechando los sentidos primarios

Los seres humanos nos guiamos, sobre todos los demás sentidos, por nuestra vista y audición. Procesamos todo lo que vemos con una rapidez increíble y determinamos nuestras opiniones en apenas instantes por la apariencia de una persona o presentación.

Por lo tanto, aunque el dicho indica que no se debe “juzgar a un libro por su portada”, es evidente que el instinto básico de la mayoría será determinar si algo le interesa o no solamente por el placer estético que le cause.

Los sonidos, sin embargo, no se quedan atrás. La falta de concordancia entre imagen y audio puede causar tensión, desagrado, rechazo o incluso interés si es hecho de manera inteligente para proveer mensajes impactantes.

Así mismo, el sonido puede evocar gran cantidad de memorias en nuestra cabeza en apenas segundos, por lo que resulta obvio que la combinación de estos dos factores es determinante a la hora de transmitir información correctamente.

Y una de las cosas más importantes que una compañía debe considerar a la hora de realizar publicidad o hacer cualquier clase de evento es la tecnología audiovisual con la que se cuenta. Las herramientas presentes en la época actual pueden facilitar enormemente dicha labor, más la cantidad de matices presentes hacen deseable la presencia de profesionales.

Los colores empleados, la disposición de los elementos en una presentación, los equipos utilizados para proyectar (con su correspondiente instalación y correcta configuración) e infinidad de factores más afectan la efectividad que se tendrá a la hora de promover un nuevo producto o animar todos los eventos.

Esto significa que, sin importar que se cuente con los recursos para hacer proyecciones en directo o no, la parte audiovisual tendrá un papel crucial, por no decir protagónico, en el éxito o fracaso de nuestros objetivos: atraer a la clientela potencial, motivar a los empleados de la compañía o explicar a un inversionista porque son la mejor opción.

Deja un comentario