España tiene un ?stock? de 740.000 viviendas, de las que 150.000 son invendibles

En España hay al menos 740.000 casas sin vender, entre obra nueva y viviendas de bancos. Además, 150.000 de todas ellas son invendibles por encontrarse en zonas poco atractivas de la costa o en poblaciones fantasma. Lo asegura un informe emitido por el departamento de Análisis de Bankinter sobre la situación y perspectivas del mercado inmobiliario español.

Pese al interés de inversores, las ventas siguen bajando y la actividad promotora es inexistenteSegún este banco, el sector de la vivienda está mostrando síntomas «incipientes» de recuperación por primera vez en los últimos cinco años y medio. En cualquier caso, nada volverá a ser lo que fue: la oferta y demanda anteriores al estallido de la burbuja no se volverán a recuperar.

Prevé Bankinter que los precios comenzarán a repuntar en determinadas localizaciones en 2014 y de forma más generalizada en 2015. Las razones son la estabilización de los precios, el renovado interés de los inversores institucionales en España y la escasez de oferta en las grandes ciudades.

En su informe denominado Mercado inmobiliario residencial en España, la entidad estima que a lo largo de 2014 el stock actual se reducirá a 630.000 viviendas, “gracias al repunte de la demanda aunque muy moderado”. Además, calcula que cuando el excedente actual descienda por debajo de las 500.000 viviendas, “algo que sucederá a lo largo de 2016”, la actividad promotora volverá a reactivarse.

Las razones que justifican esta expectativa de medio plazo son los incrementos de precio en las zonas prime, el hecho de que el ritmo de caída de los precios se ha desacelerado en los últimos trimestres y el mayor interés por parte de inversores profesionales.

Las cifras de oferta y demanda previas al estallido de la burbuja no se recuperaránEl documento señala que actualmente hay unas 150.000 viviendas invendibles construidas durante el boom inmobiliario en promociones muy ajeladas de las grandes ciudades, en zonas de costa con nulo atractivo turístico y en poblaciones fantasma que carecen de servicios básicos.

El informe, elaborado por el analista Jesús Amador, destaca que «el mercado inmobiliario español está despertando un creciente interés por parte de los inversores internacionales, a pesar de que las ventas de vivienda siguen descendiendo, la actividad promotora es prácticamente inexistente y los precios continúan ajustándose a la baja».

Para Bankinter, «el paisaje del sector inmobiliario ha cambiado radicalmente y las cifras de oferta y demanda previas al estallido de la burbuja no se recuperarán«. Sin embargo, el hecho de que los precios hayan dejado de caer en Madrid y Barcelona y de que las ventas hayan ralentizado su descenso anticipan que se está entrando en una fase de incipiente recuperación».

Deja un comentario